A finales del siglo XIX y principios del XX en Europa, la llamada época dorada de la bicicleta (1890-1905), surgió toda una estirpe de viajeros y aventureros que descubrían mundo a base de pedales. Por primera vez existía un medio de transporte barato para todas las clases sociales; los viajes y la aventura dejaban de ser algo reservado a la alta sociedad. El hecho de viajar por placer se convirtió en una posibilidad para millares de personas por primera vez. Esto empezó a debilitar la rígida estructura de clases inglesa y dio un poderoso estímulo al existente movimiento de la liberación de la mujer.

lunes, 3 de junio de 2013

MITOS Y CONSEJOS PARA MUJERES CICLISTAS. CAP1. LA REGLA

Iniciamos una serie de consejos para echar por tierra muchos de los mitos que hay sobre las mujeres y el ciclismo. Vamos a empezar por uno que nos pasa a menudo, montar o no estando con la regla.

1. LA REGLA

"Es contraproducente entrenar en los días del periodo menstrual" ¡FALSO!

Muchas deportistas, incluyendo ciclistas, han superado récords o ganado medallas olímpicas en todas las etapas del ciclo menstrual.

* Pero, puede ocurrir en algunas mujeres un aumento de la cantidad de sangre menstrual por la congestión pélvica que produce el ciclismo (que incrementa la concentración de sangre de cintura hacia abajo).
* A causa de esto, hay mujeres ciclistas que creen tener dolores ginecológicos y en realidad presentan una pubialgia, como los jugadores de fútbol, pero debido a la congestión pélvica.
* También se pueden acentuar los síntomas del síndrome premenstrual.
* Si hay hemorragia excesiva durante la menstruación, consulta al ginecólogo/a.

"Hay un lapso del ciclo más conveniente para entrenar" ¡VERDAD!

En la época ovulatoria, además de un aumento de la libido, porque estamos en el momento fértil, también hay una mejor predisposición para la actividad física.
En el período premenstrual, en cambio, solemos tener más molestias, edema, distensión intestinal y/o retención hídrica, estos síntomas pueden alterar un poco el entrenamiento.
Desde el punto de vista hormonal, los estrógenos influyen en el tipo de energía que utilizan los músculos para moverse. A partir del primer día de la regla hasta el día 13 la baja concentración de estrógenos favorece el entrenamiento de la velocidad, además, nos sentimos más ligeras porque retenemos menos líquidos. Cuando los niveles de estrógenos suben, en la fase de la ovulación hasta que aparece la regla, es mejor realizar un trabajo de resistencia. Así que en esos días aprovecha para hacer distancias largas.

Consejos:
* Una marcha menos. Si experimentas malestar entrena más suave, con desarrollos menos duros o descansa los días de la regla. La actividad física puede reducir los dolores menstruales. Fíjate en qué mdida influye en tu organismo.
* Planifica el entrenamiento. Teniendo en cuenta las fluctuaciones hormonales, puedes programar así La práctica: en la fase premenstrual, realizar ejercicio moderado a leve; en la menstrual, moderado o medio y en la postmenstrual, practicar todo tipo de actividad a mayor intensidad (días 1 al 14).
* Acomoda el ciclo con pastillas anticonceptivas, de acuerdo a tu conveniencia. Para esto debes consultar a tu médico ginecólogo/a.



"Se pueden producir alteraciones en la regla por hacer mucho deporte" ¡VERDAD!


Esto depende si se trata de deporte recreativo, moderado o competitivo. En los dos primeros casos es poco frecuente, en cambio en los deportes prolongados, en especial aeróbicos (maratonianos, triatletas, etc.) con entrenamientos intensos suelen aparecer alteraciones menstruales. Las causas no están muy claras, pero se cree que puede influir el estrés físico-metabólico y también la pérdida excesiva de grasa corporal. También hay alteraciones por enfermedades hormonales.
La tríada de la mujer deportista es un cuadro de delgadez obsesiva asociado a tres síntomas, entre ellos, la amenorrea:

1. Desórdenes de la alimentación (bulimia, anorexia, etc.)
2. Amenorrea secundaría o pérdida de la menstruación.
3. Osteoporosis y riesgos de lesiones óseas.

En muchos estudios acerca del tema, las atletas que desarrollaron irregularidades menstruales fueron corredoras pedrestres, mientras que muy pocas ciclistas estuvieron afectadas.

Consejos:

* Baja la intensidad. Si dejas de tener la regla, reduce el ritmo. Tanto con entrenamiento moderado o intenso el ciclo menstrual suele volver a aparecer al disminuir la intensidad de la actividad. Si esto no ocurre, visita urgente al ginecólogo.
* Toma anticonceptivos. A algunas deportistas no les interesa modificar el ritmo de entrenamiento y continúan con alteraciones menstruales, en estos casos se puede evaluar la posibilidad de tomar anticonceptivos para regular el ciclo. Esto debe consultarse con el ginecólogo.
* Para evitar la tríada de la deportista...hay que estar atenta a los primeros síntomas, evitar el adelgazamiento extremo y aceptar que las mujeres tenemos más grasa corporal que los hombres. Para tener una idea: las atletas profesionales tiene entre un 13% a un 17% de grasa corporal frente a los atletas hombres, que van sólo de un 5 a un 10%.


"Una menstruación abundante y el sobreentrenamiento pueden producir anemia" ES POSIBLE


Si la mujer tiene una menstruación muy abundante, puede desarrollar una anemia ferropénica, que debe tratarse con el médico. Hay muchas clases de anemia, pero la mayoría aparece cuando la cantidad de glóbulos rojos en la sangre es menor de lo normal, o cuando la concentración de hemoglobina en sangre es baja, y con frecuencia es producida por sobreentrenamiento. Esto provoca que disminuya la cantidad de oxígeno en las células, ya que la hemoglobina que se encuentra en los glóbulos rojos es la encargada de transportar el oxígeno.

Consejos:
* Estate atenta a los síntomas de la anemia:
* Falta de energía, cansancio, debilidad.
* Mareos o vértigo.
* Aceleración de la frecuencia cardíaca.
* Dificultad respiratoria.
* Palidez anormal de la piel y la conjuntiva Dolores de cabeza, irritabilidad.
* Ciclos menstruales irregulares, o falta de menstruación.

Si tienes uno o varios de estos síntomas deberías consultar al médico para que te haga realizar exámenes de sangre y te prescriba un tratamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada